Roller Derby. Perfil NPF#3

_MG_0343

Por Sara María Uribe.
Fotografía por Sur Nadie Artífice.

María Camila Camacho es una paisa de pelo azul y sonrisa constante con un propósito de vida: aportar a la educación de Colombia. Por esta razón decidió ser Licenciada en Educación Preescolar, pregrado que está a punto de concluir y que sueña que la lleve a marcar la diferencia y tener su propia fundación en el futuro.

Camila disfruta mucho de su familia y del clima acogedor de un hogar que comparte con su hermano mayor, sus padres y con Rex y Tito, un perro y un gato. Aunque su comida favorita es la pasta, dificilmente cambiaría los fríjoles y las lentejas de su mamá. Aunque si pudiera cambiaría algo: “Me encantaría vivir con muchos perros y muchos gatos, pero mis papás no quieren más”, dice con un tono dulce en los labios.

Cuando era pequeña puso su interés en varias actividades: patinó, hizo teatro, practicó gimnasia y natación, tocó la batería, la viola y el violín.

En su tiempo libre Camila lee, ve películas y series, y pasa tiempo con su prima y sus amigos. Aunque ama las novelas de Stephen King y a American Horror Story, su filme favorito no es precisamente uno de terror, Es “El eterno resplandor de una mente sin recuerdos”.

En la navidad del 2013 quiso volver a patinar. Camila estaba en google mirando patines, cuando encontró un deporte donde solo usaban los de 2 líneas, su estilo favorito. La búsqueda la llevó a encontrarse con un deporte que los usa exclusivamente. Su segunda búsqueda fue “Roller Derby Medellín”, y dos meses después Camila comenzó su entrenamiento.

El Roller Derby es un deporte de contacto que llegó a Colombia desde Estados Unidos hace 5 años. La práctica enfrenta a dos equipos que ruedan sobre una pista ovalada, cada uno con 3 blockers, una jammer y una pivot, quien dirige a las bloqueadoras y puede reemplazar a la anotadora o jammer.

Cada que la jammer pasa a una jugadora del equipo contrario, anota puntos. Por esto el Roller requiere velocidad, estrategia, agilidad, pero sobre todo dureza mental. Lo de Derby viene de los golpes que se dan las jugadoras con hombros y caderas, además de los que entrega el piso cuando alguna cae a causa de los primeros. Levantarse después de cada caída requiere temple.

“El equipo para mí significa familia, mucho compañerismo, complicidad y solidaridad.”

Camila es blocker en Spring City Rollers, y una jammer en proceso. En su equipo lleva el apodo de Rainbow Chaos. Del deporte destaca la confianza, la seguridad, la calidad en la salud, la autoestima y la disciplina que ha adquirido en un año y 3 meses de entrenamiento. Su deportista favorita es Loren Mutch (AKA Mutch Mayhem), Jammer de las Rose City Rollers. De ella admira su fuerza, la confianza que se tiene y lo aguerrida que es a pesar de su altura. Camila conoció a tres jugadoras de RCR el año pasado en un campamento de Roller, en el que dicen que muchas dudaron de sus inclinaciones frente a Scald Eagle, también Jammer de las Rose City Rollers.

“El juego es un reto constante que implica mucha tenacidad y ausencia de miedo, hay que ser temerario para lograr los objetivos”.

Camila se parece mucho a la canciónque la hace feliz: “Don’t Stop Me Now” de Queen. Es alegre, colorida, enérgica, y no está dispuesta a parar por nadie. El Roller Derby contrasta la dulzura de su personalidad con la rudeza y arrojo que requiere un deporte donde giras a la izquierda, te chocas con otras jugadoras, caes para levantarte y hacerlo todo de nuevo. Quedarse en el piso no es una opción.