SKALD en el Encuentro de Estudiantes de Historia

IMG_3218
Por Ana María Osorio
Fotografía por Ana María Osorio y Jose Luis Ruiz

 

Un viernes cualquiera en la Universidad Nacional. Conferencia de clausura del XIII Encuentro de estudiantes de Historia, que se realiza cada año. Me dirijo a realizar algunas fotos del evento de cierre, pero con más expectativa de lo que pasará afuera del auditorio después de otra conferencia más sobre Foucault. Y en el momento más inesperado, comienza: El ruido de la batalla. Y esta vez, como por arte de algún hechicero de otrora, no son sonidos de papas-bomba ni de policías lanzando lacrimógenos. Esta vez es un encuentro con el pasado que se escapa de los libros.

Los responsables del ruido son el grupo SKALD (Bardo Guerrero), el cual se ocupa de realizar la recreación histórica de una aldea Vikinga Escandinava de entre los siglos VIII al XI. Lo más llamativo, evidentemente, es el combate medieval, aunque al acercarse a la tienda pueden apreciarse muchos otros detalles de la recreación, como es la indumentaria, las armas, escudos y cascos; las piezas artesanales realizadas por las mujeres de la aldea, la tienda y la fogata (apagada), y todo lo demás meticulosamente preparado para hacer que el espectador se sienta un poco en el pasado desconocido.
IMG_3193

Luego del primer encuentro me dirijo nuevamente al auditorio, para escuchar al Jarl Björn, más conocido en tierras latinas como Juan José Velásquez, líder del grupo. Va a dar una pequeña charla sobre lo que significa realizar una recreación histórica y un poco de lo que significa esta práctica alrededor del mundo. Lo más curioso del asunto es ver a un tipo grande y rubio, vestido de vikingo, dando una charla académica donde antes había un docente muy respetado y aburridamente posmoderno. Pasada dicha introducción el Jarl invita a los asistentes a presenciar la actividad de la aldea, donde se presentan muestras de combate medieval, a modo de exhibición y después como un combate real al que lo único que le falta es filo en los aceros porque evidentemente hay que tratar de evitar el derramamiento de sangre lo más posible.
IMG_3211
IMG_3335

Así pues, el academicismo acartonado de un evento en la UN se ve agradablemente desgarrado por un grupo de personas ciertamente extravagantes, que sin abandonar la rigurosidad de la investigación histórica demuestran que ésta puede dar frutos emocionantes, divertidos y excitantes, logrando que el público viva un poco del pasado, y de paso acceda a nuevas formas de conocimiento, ante la historia y ante la vida práctica, porque uno nunca sabe en qué momento le será útil saber manejar una espada o realizar indumentaria de cuero.
IMG_3314

Que Skald sirva de evidencia de que no todos los historiadores son académicos aburridos (o pueden decidir no serlo y aun así vivir de la disciplina). Así pues, este año el Encuentro de estudiantes de Historia cierra con broche de oro, y lo único que faltó (por normas de la Universidad, claro está) fue el hidromiel y la carne asada en fogata.