TIME-BAG, el albergue del tiempo.

 

_MG_8528

 

Redacción: María Paulina Arango Martínez.
Fotografía: Sur Nadie.

El tiempo, efímero e intangible, suelta diminutas esquirlas de memorias congeladas. No obstante es un elemento versátil que permite moldearse y reconstruirse para su trabajo y desarrollo.

“Solo se puede entender el tiempo distorsionándolo, que en este punto es sinónimo de interpretación. Interpretar es distorsionar para sí, para comprender”.*

Bajo la experiencia de convivir con un espacio que tuvo su apogeo y funcionalidad en principios del siglo XX, hoy no es más que otro albergue de historia y recuerdos antioqueños, Harold Ortiz se envolvió en los antiguos ferrocarriles de Antioquia. Reflexiones y surgimiento de pequeñas-grandes ideas y mucha observación durante un año son hoy el producto de 10 obras que se expusieron en este mismo lugar logrando una fusión de obra y entorno.

En el paso del tiempo está lo cotidiano; reflexión simple, pero saberse inmerso en él avasalla la consciencia. Y el asunto se complica si se le suma el espacio, porque ambos conceptos, espacio y tiempo, comparten costura”.*

Harold Ortiz, uno de los artistas de residencia del proyecto TIME-BAG trajo por una semana a la vida este inhóspito lugar. El arte se tomó los antiguos ferrocarriles de Antioquia y lograron un nuevo concepto consigo. Desde el 17 al 26 de julio los espectadores podían tomar papel y disfrutar de música, videos experimentales, fotografías y las 10 obras del artista, distribuidas por todo el espacio, todas evocando “la belleza de lo inútil”.

TIME-BAG es un colectivo pensado desde hace un año con la iniciativa de invitar a la interacción y comprensión de estos espacios por medio del arte y de forma gratuita, su inauguración fue este evento, donde buscaron revivir uno de los tantos lugares abandonados que existen. Además de incorporar a la comunidad en general por medio de talleres, buscan impulsar artistas como agentes de cambio.

Sobre lo efímero que es el tiempo, es la obra de Harold. La exposición se pensó, construyó y exhibió en esta antigua estación. Hoy, que nos encontramos en un presente alejado de lo que alguna vez fue el ferrocarril de Antioquia, la definición de este espacio vuelve a guardarse en una bóveda dispuesta a ser abierta en un futuro. Las esculturas, instalaciones y demás producciones artísticas completan su ciclo de vida fundiéndose con este espacio para ser sepultadas como un recuerdo más.

“La obra hace meditar sobre el tiempo y al hacerlo vuelve al espectador responsable de su comprender. Es pertinente en una sociedad que niega el paso del tiempo o que trata de fugarse de él de manera irresponsable. Es el paso obligado para atenerse a lo que no se entiendo porque no se ha creado”.*

 

*Sobre el tiempo portátil.
_MG_8513 (1)

_MG_8520

_MG_8522

_MG_8524

_MG_8527

_MG_8541

_MG_8542

_MG_8566

_MG_8573

_MG_8580 _MG_8589

_MG_8595

_MG_8601