Adiós para Expo Tatuaje

Por Juan Sebastián Villa Ortiz

Fotografía por Juan Restrepo y Julio C Angel Zuluaga

 

Expo Tatuaje ha sido un buen evento para la ciudad. Es claro que un evento masivo que promulgue la aceptación y enriquecimiento de la modificación corporal como arte es algo que va de la mano con las filosofías de Bajo Asfalto.

Expo Tatuaje es una galería que permite a cualquiera interesado en el tema ir, aprender, comparar artistas de la ciudad y el país, y tatuarse con la facilidad de quien va y merca al ÉXITO. El precio de entrada es razonable, pero una de las críticas que más recibe el evento es que no pasa de eso.

Por el lado amable, muchos tatuadores vieron con buenos ojos que este año la cantidad de personas que asistieron con la intención directa de tatuarse, y sin esperar que la entrada viniera con el derecho a entintarse, subió considerablemente. El problema de querer todo gratis parece afectar a Colombia entera, y ver una escena que lo sabe combatir y apoyar la calidad es de respeto.

Uno de los principales puntos que el público ve de manera negativa, es que aparte de la presencia de una celebridad esta edición, el evento viene cortando año tras año los extras que tanto satisfacen al público.

En 2014 brillaron por su ausencia Miss Tattoo, los shows de suspensiones, body paint, danza oriental y pintura, que aunque fueron contrastados con la presencia de María José Cristerna, La mujer vampiro, una mexicana madre de cuatro hijos que ha abogado en contra del abuso a la mujer y a favor de la aceptación de la modificación corporal en la sociedad occidental durante años. Mostró la ausencia de entretenimiento que dejó a tatuadores y asistentes con el sinsabor de una falta de interés en darle variedad al evento. No fue rara la opinión de que parecía que los organizadores hubieran dejado toda la responsabilidad de satisfacer a los asistentes en manos de los tatuadores.

Esto ha hecho que la opinión de que la expo se estancó tome fuerza.

A este punto seguro usted se pregunta “¿Y el adiós qué pitos toca?”. Simple.

Bajo Asfalto no puede hablar por otros medios, pero por nuestra parte Expo Tatuaje significó correos que nunca nos respondieron, recibir por terceros la noche anterior la información de que al otro día a las 10:00 a. m. se entregarían las acreditaciones a quienes fueran (Un día laboral en horario de estudio y oficina), significó que nos acreditaran a un solo reportero, que lo hicieran esperar desde la 1:00 hasta las 4:00 p. m. afuera de Plaza Mayor para permitirle entrar, sin escarapela ni distintivo, y que además le dieran la noticia que olvidaron darnos cuando aceptaron acreditarnos. Que solo podría entrar un día.

Esta falta de respeto, orden y seriedad con nosotros como un medio que busca entregarle a Medellín visiones de lo contracultural y lo underground nos llevó a escribirles una carta donde pedíamos que para 2015 se nos garantizaran las condiciones mínimas que se cumplieron para otros medios. Acreditación para la totalidad del evento a dos reporteros con distintivos de prensa. Nunca recibimos respuesta.

Dejaron claro que les importa un bledo que retiremos nuestro apoyo. Sabemos que no somos el medio independiente más grande de Medellín; pero nos gusta trabajar con personas serias y correctas, y tras este año consideramos que Expo Tatuaje no cumple ninguna de esas cualidades.

¿Dejaremos de cubrir la movida de las agujas y la tinta en Medellín? Ni por el putas.
Simplemente en vez de la convención, iremos a los Tattoo Shops. Para empezar.

Hard Mode: ON