Sexy Nerd Party en el Blue

Fotos  Julio C Angel

Texto Laura Blandón

Nerd Party Bajo Asfalto

—¿No han abierto? —dejó salir una joven con gabardina negra tan pronto fueron las siete de la noche. Ya había unas cuantas personas en la puerta, con sus cosplays y sus ánimos bien puestos, pero los organizadores aún parecían estar ocupados. Apenas empezaba a oírse a Soda Stereo a través de las puertas negras del Blue cuando ya había indicios de Nerd en la acera… y de un poco de Sexy también. Después de todo, se trataba del inicio de la Sexy Nerd Party.

La prometedora noche, después de una jornada universitaria, refrescaba la cara y el alma. Las luces titilaban con un ánimo inusual para ser jueves, pero no se les puede reprochar. ¿Qué más iban a hacer? Al menos avivaban la diez. Eso y los carros atrapados en el tránsito de siempre.

Cuando las puertas se abrieron y dejaron pasar a las mujeres gratis, la noche quedó atrás para dar paso a un recinto oscuro, con mesas redondas de aluminio y una pantalla al fondo que reflejaba de todo menos lo que estaba sonando. El que tenía cabeza de gato y alas, la de la gabardina y las armas, y la nekomimi de pelo verde empezaron a conversar al principio, y luego a saltar al ritmo de la música. Bien, a bailar, a bailar. Los otros hablaban o tomaban fotografías. No pasó mucho hasta que entraran Link y Powergirl, otra chica gato y varios jóvenes con atuendos que, aunque no pertenecían a series, demostraban su gremio.

El baile empezó paulatinamente a tragarse las inhibiciones del grupo, y la música envolvió los recuerdos del día. Risas, acordes distorsionados, conversaciones perdidas en el estruendo. Crispetas saladas. Todo se sucedía en un gradiente inidentificable y oscuro, iluminado por el proyector. Oh, habría sido genial un karaoke.

Según el organizador, dependiendo del éxito de esta primera sesión se realizarían con carácter bimensual o trimensual más Sexy Nerd Parties. Había sido cambiada la fecha, del viernes al jueves, por asuntos de disponibilidad del lugar, por lo que aquellos que planeaban atender, que ya habían confirmado en Facebook ser más de doscientos cincuenta, no pasaron de la quinta parte.

Sin embargo, cerveza, sudor y cantos un tanto desafinados no dejaron de verse en el lugar, las luces ultravioleta haciendo brillar los blancos de las ropas, dándole al ambiente un tono espectral, azul, ilusorio. Justo lo que todo nerd necesita para alejarse de la realidad, tan falta de lógica y a la vez de fantasía, que nos rodea en Medellín día a día.

Nerd Party Bajo Asfalto