A ciegas #4 – El peso de la esperanza/Desaparecer

Todos vivimos la ciudad desde lejos. Vemos cosas sin saber sus historias. Escuchamos anécdotas sin ver cómo ocurrieron. Por eso decidimos unir las imágenes y las historias en una sola narrativa. Presentamos ‘A Ciegas’ de Bajo Asfalto; cortos relatos urbanos donde lo gráfico y lo textual se conjugan.
En A Ciegas, un Fotógrafo toma una imagen que se le envía de incógnito a uno de nuestros redactores, quien debe crear una narración para ella. De la misma manera pero en sentido contrario, el fotógrafo recibirá un texto que deberá completar con un retrato urbano.
Tan cierto como lo que le cuentan a la hora del almuerzo, tan dudoso como lo que ve por la ventana de un bus.
A Ciegas exploramos la ciudad.
Fotografía: Sebastián Mesa.
Redacción: Brian Hernández.
 
  • Invidente: Imagen inspirada en texto.

A ciegas 4 bajo asfalto

Desaparecer (El ciclo incompleto)

Las gotas golpeaban el reflejo del cielo a su alrededor mientras caminaba, salpicando sus botas empantanadas. En su rostro la desesperación le invadía totalmente, mientras repetía como mantram la frase ‘está pero no está’. Y aunque no puede verlo, lo ve hermoso, como la última vez, esa tarde en que salió pronunciando un “Hasta luego” que jamás se oyó, esa noche en que el miedo y la intriga invadían a una familia, esa noche y otra noche y otra más.

Todo se torna tan confuso cuando una parte del corazón está perdida en la espesa selva, o eso es lo que se cree. Cuando se le arrebata un hijo a una madre, cuando se pierde un hermano o un esposo, cuando la esperanza de recuperarlo solo está en el corazón de aquél doliente, el sonido de palabras que ya no están, recuerdos que el tiempo no logra borrar simplemente porque la herida no se ha podido cerrar, porque no terminó el ciclo, porque aún no se está seguro del final, porque no acabó jamás. Solo desapareció como el sol al atardecer y no se sabe si volverá al día siguiente.

Desaparecer ya es sol de cada mañana en este país.

  • Lazarillo: Texto inspirado en imagen.

A ciegas 4 - bajo asfalto

El peso de la esperanza (Paso de gigante)

Caminaba en medio de la oscura cueva, al principio cada paso era un golpe el cual me inspiraba a seguir adelante, encontrar la salida, no era fácil luchar contra lo que no veía y siempre me repetían constantemente que no podía, que renunciara, que me rindiera, qué fuerte era encontrar mi lugar, saber a dónde pertenecía, lo único que tenía claro era que de aquel lugar tenía que salir, ¿Quién querría confiar en alguien como yo? Si ni yo mismo lo hacía al principio, ¿Qué se suponía que podría hacer luego de todo esto que me había pasado? Estaba rondando un mismo punto sin encontrar respuesta alguna sabiendo que la respuesta estaba en mí, no tenía que ir lejos, solo adentro.

Mientras unos fueron cayendo yo me fortalecía más y pronto olvidé que alguna vez estuve en aquella cueva del miedo, descubrí que cada paso mío era lento pero más fuerte que el de otros, pasos acelerados pero sin destino, sin horizonte, sin fuerza y sin esperanza; Tal vez, ese golpe me ayudó a comprender de una forma un poco dura esto tan importante, me enseñó a caminar con seguridad y con destino.