Taylor vs Taylor

Cabezote

Si a usted lo que le gusta son los vestidos de flores, absténgase de leer esto porque está completamente parcializado, no recibo ni quejas ni reclamos. Se le advirtió. Arriba. Fotos por SugarScape.com y EntertainmentWise.com

Por Vanessa Guisao Henao

Taylor Swift y Taylor Momsen parece que solo compartieran su nombre, Como dos caras de un espejo. Una niña buena con letras de tragedias amorosas y zorras robanovios, y otra que le hace el amor a la base de su micrófono mientras baila en lencería y canta sobre antros de perdición. Lo intentamos, pero no pudimos evitar compararlas de la manera más vana que encontramos.

La música que hacen este par de oxigenadas, pop conuntry y hard rock, tan distantes y a la vez tan cercanas como ellas, muestran sus polos opuestos en las letras. Tragedia amorosa, slutshaming y corazón roto para la fresa. Farra, desazón, amor duro y antros de mala muerte para la darks. Cierto es que ambas, aunque a veces tocan los mismos temas, tienen una manera completamente distinta de hacerlo; y el resultado salta a la vista. Mientras en Better than Revenge Swift clama en el coro:

Foto por Amhnetwork.com

Ella no es una santa y no es lo que piensas

Es una actriz, (Whoa?)

Es reconocida por las cosas que hace

En la cama, Woo

Pronto aprenderá

Que robar juguetes en el patio de recreo

No te gana muchos amigos

Debería considerar

Que soy mejor que nada en vengarme, Ja.

 

Foto por Imnotobsessed.com

(…) El amor es nefasto

Es una versión de la perversión que es solo para los suertudos

Tómate tu tiempo

Y haz conmigo lo que quieras

No me importará

Sabes que estoy enferma

Así que golpéame como un hombre

Ámame como una mujer…


 

 

 

 

 

 

Tal vez hablen del mismo hombre, quien sabe. Taylor Momsen hizo de niña buena en Gossip Girl, así que cuadra el inicio de la descripción. Y cualquiera que la vea en el escenario se puede hacer a la idea de como se mueve cuando quiere.

Taylor Swift obviamente no es tan buena en la cama como la susodicha de su coro, ella misma asegura que su talento es vengarse.
Mientras la niña buena habla del hombre en cuestión como un juguete robado, la mala le da libertad de hacer con ella como le plazca, y le pone un reto digno de James Bond. O James Dean más bien.

Lo “apropiado” sería continuar con su música.  Pero no, quiero seguir con su ropa.

Es fácil diferenciarlas a simple vista. Simplemente fíjese en lo que dejan a la imaginación y ya tendrá a su favorita.

Desde pequeña, cuando aún no comprendía muy bien eso de mi papel y poder como mujer, cuando no sabía si estaba bien ofenderme porque me regalaban escoba y recogedor en lugar de otra cosa más emocionante, cuando no entendía la palabra feminismo; he pensado que eso de movilizar a un montón de gente perteneciente a un mismo género es una estupidez. No porque no tengan derecho a manifestarse, sino porque me parece estúpido que deban hacerlo para ser reconocidas.

Siempre he tenido claro que todos somos diferentes, soy partidaria de la variedad, tan amplia como se pueda.

Quejarse es, para mí, un derecho fundamental. Es muy rico hablar mal del servicio al cliente, despotricar del tráfico o de un fanático religioso que le toca la puerta muy a las 8 am.

Foto por elmundoenrosa.com

Quejarse es siempre maravillosamente liberador. Por eso entiendo cuando la Swift se cree mejor persona al descalificar a cualquier otra que muestre piel y despierte deseo. Yo misma me he visto en el prejuicioso papel de juez de cuanta muchacha anda por ahí con la falda levantada. Pero también he pensado que me encantaría tener esa seguridad en mi misma como para no sentir ni frío (así como Momsen que no le ve problema a cantar en ligueros y corset).

Es de admirar que a esas mujeres todas desvergonzadas les importe un pito lo que les digan. Cada cual ha de tener su razón, y entre más estúpida, egoísta y/o sexual suene, más me gusta.

Nada hay más pretencioso que rezar sobre la liberación del alma a través del cuerpo y chorradas de esas. No soporto esas ondas espirituales sin trasfondo que predican el todos somos hermanos e idioteces por el estilo. No se crea Swift, usted no está por encima del bien y del mal.

 

Foto por posh24.com

Tampoco la voy con ese moralismo vacío de hay que quererse / uno no debe denigrarse /  vistiendo así, nadie la va a tomar en serio. En primera porque ni el que las dice sabe desde dónde las dice (desde la moral, la aceptación social, la defensa del género femenino, el morbo disfrazado de respeto…), y en segunda porque nadie las toma en cuenta. Uno es como es y así se queda.

Hay quienes se acaloran mucho con ropa tapada, hay quienes no soportan los jeans, hay quienes se sienten increíblemente cómodos en vestido o falda (Si, hombres tambien); y hay quienes, siempre que puedan, prefieren la total desnudez, cosa que también prefiere Swift aunque sea en la intimidad. Eso no lo puede negar.

Referente a la vestimenta, me confundo siempre con aquello de la liberación femenina. Ahora como que es moda creerse la Rosita Turizo del siglo XXI y nos parece que cualquier cosa es represión, discriminación o minimización. Vivimos peleando con el sistema patriarcal por sexista y ofensivo, queremos que se nos reconozca como autónomas y poderosas; Peeeeeero descalificamos a la que muestra mucha piel porque se vende como un objeto sexual, nos ofendemos si no nos dan trato preferencial porque entonces nos desconocen la feminidad y creemos que los tipos son unos chichipatos si no pagan la cuenta entera.

Por cosas como éstas he llegado a la conclusión de que esta masa de estrógeno no tiene la más mínima idea de la diferencia entre equidad e igualdad, y que está peleando por cosas que todavía no sabe cómo manejar.

No estoy defendiendo el machismo, pero tampoco peleo una causa sin sentido, y de eso Swift es la prueba viviente. Critica queriendo enaltecer las cosas pero logra el efecto contrario. En cambio Momsen deja 5 centímetros a la imaginación y aun así no la han cogido de chiste en 9gag.

Cabe resaltar que mientras la rubia fresa tuvo 5 novios entre 2008 y 2012 (no precisamente una chica solitaria), la rubia Darks no solo no ha tenido un novio confirmado desde el inicio de su carrera musical si no que en entrevistas cuenta de que le gustaría tener uno, pero que la vida de rockstar significa que uno va a todos estos lugares geniales alrededor del mundo, pero los ve desde la ventana de un auto.

Creo firmemente en el sexo como negocio, como disfrute, como estilo de vida, como parte esencial de la naturaleza. Por eso soy detractora acérrima de los moralismos, de la ética social y del seguimiento de un modelo de comportamiento.

No creo en el bien ni en el mal, creo en las acciones. Nada hay de malo en irse por el camino más instintivo y vender sexo en lugar de tragedias y desamores.

foto por tvfanatic.com

Prefiero a una monita con cinta aislante en los pezones y camiseta ancha que una monita con cara de víctima y el corazón roto, al menos sé que con la primera puedo hablar sin tanta parafernalia y prejuicio. Con la segunda, me tocaría cargar con una caja de pañuelos cada vez que ella recuerde lo miserable que es su vida amorosa y cuán infeliz la hacen los hombres. ¡Que se vuelva lesbiana!

Sabiendo esto ¿Con cual saldría un finde usted? Yo preferiría mil veces una farra con Momsy. Seguramente es más relajada, menos prejuiciosa y hasta buena conversadora. Con seguridad que con ella hasta podría tomar gratis de cuenta de algún hombre de buen corazón en el pantalón.

 

 

 

foto por haveuheard.net

Swift sería el encarte más atroz de la existencia, se quejaría porque ni el mesero la quiere, llegaría vestida cual pastel de bodas y con cara de lástima siempre; además que no le correría una borrachera a esa mojigata porque no hay quién le coja el pelo para vomitar. A mí me gustan las victimarias, no las víctimas.

Momsen, sos la mía.