Nada de Strippers, deportistas

Fotografía: G.I. Johnny

El estigma del Pole Dance como una actividad de clubes de strippers como Las Conejitas o Fase 2 está muriendo. Cada vez más la práctica se estructura como deporte y actividad de ocio que busca empoderar a las mujeres sobre su cuerpo y su sensualidad. Poledanzarte lleva el Pole Dance a las calles, haciéndole frente a la vieja concepción de puta con un show de ejercicio y arte que se toma cualquier espacio para bailar consigo mismas y decirle a la ciudad que cada mujer puede sentirse cómoda en su piel.